Cómo ahorrar agua en el hogar

Cómo ahorrar agua en el hogar

La cocina, es la zona del hogar donde más cantidad de agua se consume, si bien usamos el fregadero y/o lavavajillas, y la lavadora.

También hay que añadir el agua que utilizamos para la limpieza de la casa y el agua para nuestro consumo. 

Debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones que os vamos a explicar a continuación, pero la primera y  se podría decir que norma obligatoria es lavar los platos sin dejar correr el agua mientras estos se aclaran. Y a ser posible utilizar el lavavajillas, ya que reduce considerablemente el gasto de agua y detergentes. Eso sí, tanto para el lavavajillas como para la lavadora se deben poner en marcha cuando estén al 100% de su capacidad. Y recordad siempre: ¡Menos programas de lavado menos agua consumida! 

Por otro lado, y también muy importante es la renovación de los electrodomésticos, ya que si tenéis que renovar alguno de estos, os recomiendo que pongáis especial atención a la eficiencia y compréis uno nuevo con nivel de eficiencia A+++, el resultado final será más ahorro de agua y de luz. 

Otra sugerencia, es añadir reductores de caudal en los todos los grifos (cocina y lavabos). Gracias a estos pequeños economizadores de agua conseguimos reducir entre un 40 a un 50 % del consumo.

Los baños 

Para los baños, se recomienda ducharse en lugar de bañarse. Pero si después de un duro día quieres darte un baño, coloca el tapón al principio, y no dejes que el agua fría se pierda, ya tendrás tiempo conforme se vaya llenando la bañera para regular la temperatura a tu gusto. Con este sencillo gesto, consigues descender el gasto del agua considerablemente. 

Y sí antes decíamos que se debe cerrar el grifo a la hora de fregar los platos, lo mismo deberemos hacer en los momentos del afeitado, cepillado de dientes o cuando nos enjabonemos en la ducha.

Después de estas recomendaciones, os transmito unos truquitos muy valiosos y que nunca vienen mal:   

1.- Deja las cacerolas y las sartenes a remojo un tiempo, esto ayudará a ahorrar esfuerzo y agua.

2.- No descongelar los alimentos colocándolos debajo del chorro del agua. 

3.- Si no tienes la cisterna con doble descarga, coloca una botella de plástico llena con agua en el interior. Te ahorraras el volumen correspondiente al volumen de la botella, es decir, si colocas una botella de un litro y medio, conseguirás ahorrar litro y medio en cada descarga.

4.- Recoge en un bidón o similar el agua del aire acondicionado y reutilízala para regar las plantas.

5.- Si tienes jardín: la mejor hora para regar es a primera y/o última hora. Durante el resto de las horas, el agua se evapora antes por las altas temperaturas, por lo que tendrás que gastar más agua.

En resumen, pequeños gestos que solucionan grandes problemas.

+ info 

Imagen | Pixabay